Mallorca Music Magazine

Descubre la música que se hace en Baleares, con epicentro en la isla de Mallorca. Te acercamos la actualidad musical de las islas con especial atención a los artistas locales.

Tarifas agenda y banners

Formulario de contacto

redaccion@
mallorcamusicmagazine.com

info@
mallorcamusicmagazine.com

Publicado el 21 septiembre, 2021

Chano Domínguez & Mariola Membrives: dos almas musicales en perfecta sintonía en el Festival Alcúdiajazz

Fotografías de José Luis Luna
Texto por Fátima Yráyzoz
Mariola Membrives & Chano Domínguez - Mallorca Music Magazine
VER GALERÍA

Alcudia, sábado 18 de septiembre de 2021

Concierto de Chano Domíguez y Mariola Membrives en el Auditori d’Alcúdia dentro de la XXI edición del Festival Alcúdiajazz

Reunir en un mismo escenario al maestro del piano Chano Domínguez, referente internacional del flamenco-jazz, junto con la sorprendente intérprete Mariola Membrives, fue sin duda una de las propuestas más atractivas del programa de la XXI edición del Festival Alcúdiajazz. La intención de los dos músicos andaluces era la de embarcarse en un seductor y melancólico viaje musical surcado de temas clásicos de géneros como el bolero, el tango, el jazz o la copla. Un periplo brillantemente completado a bordo de un espléndido directo del que estoy segura que no dejó a nadie del público indiferente.

En los camerinos, Chano y Mariola aceptaron amablemente responder a unas preguntas minutos antes de subir al escenario.

¿De dónde surge vuestro primer encuentro?

Chano: Fue hace cuatro años, en 2017 en el Teatre Grec de Barcelona. Enseguida vi que ella era muy atrayente, que no tenía que ser en ningún momento el pianista de acompañamiento, sino que sentí que fluía, en un dejarse llevar, una creación al instante. Ya que los temas nunca salen igual depende de cómo se sienta cada uno.

Mariola: Yo debo confesarte que en ese primer concierto estaba muerta de miedo. Siendo consciente de que se me presentaba una gran oportunidad, yo estaba para adentro, aunque surgieron grandes momentos, ya que es una «bestia» en el piano [señala a Chano].

C: Pero tú ya te sientes cómoda conmigo, ¿verdad?

M: Reconozco que ya sí, que disfruto muchísimo.

C: Disfrutamos los dos, porque para mí hay una cosa que siempre debe estar en el escenario, que es precisamente el no saber qué puede pasar. Yo estoy en esa búsqueda constante. Con ella la música no para de crecer, porque Mariola es muy ecléctica, con unos amplios registros de voz. Los dos nos unimos justamente en la búsqueda continua por crear algo, y además nos resulta fácil  con el material tan maravilloso que tenemos. Todos los  temas los ha elegido ella. Para mí, que surja la chispa es el leitmotiv para subirme al cualquier escenario. Recuerdo una frase que me dijo Miles Davis: «Cuanto más me gusta una banda es cuando se pierden porque entonces empiezan a pasar cosas diferentes». Yo abogo por eso.

M: A mí ahora me gusta mucho arriesgarme con él, por eso le suelo animar a que se salga de lo correcto y que entre en otros caminos. Es ahí cuando sin duda surgen las genialidades.

¿En qué te has basado, Mariola, a la hora de elegir la selección del repertorio de esta noche aquí en Alcudia?

Bueno, yo he propuesto los temas siempre, claro, dialogándolo. He querido apostar por canciones clásicas de amor y desamor, o la añoranza a la tierra, en nuestro caso al Sur. En definitiva, canciones desgarradoras que llegan a todos los corazones.

Cuentas con  la particularidad de ser, además de cantante, actriz. ¿Te ayuda esto a estar más cómoda sobre las tablas?

M: Pues en algo sí, la verdad, ya que, aunque el miedo nunca se pierde, el ser actriz me ha ayudado a poder buscar un determinado personaje y agarrarme a él; a su sentimientos y formas a la hora de interpretar y que me dé menos vértigo como cantante. Por eso siempre apuesto que todo lo que haga lleve implícito un concepto muy fuerte. Y si encima tengo un compañero que me da «vidilla» [mirada cómplice a Chano], pues ya no hay nada más que hablar.

C: Mira, no para. Lo mismo se pone a tocar las palmas que a bailar, y a mí, claro, también me sorprende por momentos [risas].

¿Te queda algo por hacer, maestro, en tus ya 40 años de carrera?

Pues espero que mucho, ¡ojalá! La verdad, entiendo mi carrera como un regalo de vida, ya que me he permitido vivir en exclusiva de la música, por lo que me he sentido un privilegiado. Nací y crecí en una ciudad como Cádiz en los años 60, cuando no había nada, ¡casi un desierto musical! Por eso me siento realmente un millonario, porque siempre he hecho lo que he querido durante toda mi vida. ¿Qué me falta? Pues tan sencillo te diría como poder seguir haciéndolo mientras viva.

Como última pregunta, casi obligada, ¿qué supone Mallorca para vosotros?

M: Para mí es mi tercera vez, recuerdo haber actuado en el Castillo de Bellver. Además, ¡me encanta la isla!

C: Yo tengo muchísimos recuerdos de Mallorca, pero el más bonito puede que sea en el año 1986, cuando formaba parte del grupo Hiscadix  y  ganamos la primera Muestra de Jazz para Jóvenes. Ahí fue donde nos conocimos y conectamos casi todo los músicos de la hornada que ya apostábamos por esta fusión flamenco-jazz.

Tras subir al escenario, lo prometido se cumplió, y con creces, en el directo. Con una sobria pero cuidadísima puesta en escena, donde cabe destacar el juego de luces para acompañar al piano y la voz, el viaje musical Chano & Mariola se inicio con un solo del maestro, quien seguidamente dio paso a la cantante, vestida de largo en homenaje a las grandes divas. Con el clásico bolero Cómo fue, del cubano Beni More, Membrives interpretó las primeras notas con una sensualidad tonal quizás marcada por cierta timidez inicial, pero que poco a poco fue dejando atrás para ir cogiendo fuerzas hasta lograr dominar las tablas. Expresándose con palmas y arranques de posturas de baile, tal y como nos adelantó, fue interpretando de manera magistral cada uno de sus personajes para deleitarnos con su abanico de registros en cada una de sus versátiles versiones.

La pinceladas flamencas del maestro gaditano se dejaron ver en el segundo de los temas, Beautiful Love, interpretado con el compás por  bulerías. Por su parte la Mariola demostró una delicada dulzura a la hora de cruzar el Atlántico e interpretar clásicos en inglés, como el jazzístico Round Midnight de Thelonious Monk que, por momentos, me hizo recordar a la neoyorquina Barbra Streisand. De grandes interpretes, además de cantarlas, también las elogió Membrives entre las pausas de los temas: «No se por qué pero las canciones de amor escritas por mujeres son las que más se han versionado. Ahí lo dejo», puntualizó la cantante. Con Ojalá que te vaya bonito, Mariola logró un desgarro de voz que dejó entrever a la mejicana Chavela Vargas. Igual de hermosa fue la versión del tango Nostalgia, al igual que no faltaron grandes coplas como Ojos verdes o La bien pagá.

Finalmente se produjeron momentos de gran complicidad y chispa entre el dúo de músicos. Fue especialmente sentida la versión del clásico Vuelvo al Sur, del gran maestro argentino Piazzolla, y así lo quisieron dejar latente sobre el escenario: «Los dos somos del sur». Y tal como reza uno de los versos de Omara Portuondo, de su bolero Veinte años, los dos artistas rubricaron ser un pedazo de cielo, de alma musical, que nos arrancaron a todos… sin piedad.

 Síguenos

Fotógrafo de la escena musical española y local desde 2010.
Colaborador de festivales y revistas de ámbito nacional, ha expuesto en diversas ciudades españolas y en el extranjero.
Fotógrafo en Mallorca Music Magazine.

Periodista y productora musical. Me formé en Madrid, en el grupo Prisa: Canal Plus, Cadena SER. Siempre atraída por la música, he colaborado en revistas como Neo2 o suplementos como Tentaciones de El País o el del Diario La Provincia en Canarias. De mi pasión por el flamenco, la cual me viene por mi raíz andaluza y del cual me considero una gran aficionada, conservo muy buenos recuerdos, ya que tuve la fortuna de conocer a los más grandes de este arte como cronista para Diario de Cádiz, Diario de Sevilla y la revista especializada La Caña.

No hay comentarios

Deja un comentario