Mallorca Music Magazine

Descubre la música que se hace en Mallorca. Te acercamos la actualidad musical de la isla con especial atención a los artistas locales.


Publicado el 13 octubre, 2021

Peligro!: Fieras salvajes en Es Gremi

Fotografías de Luis Sergio Carrera
Texto por Kiko Frechoso
Peligro - Mallorca Music Magazine
VER GALERÍA

Palma, viernes 8 de octubre de 2021

Concierto de Peligro! en Es Gremi

Presentación de su álbum de debut Coronas y Lamentos

Había gran expectación el pasado viernes por asistir a la sala Es Gremi de Palma, y no sólo por el regreso de las cervezas y otras «peligrosas» bebidas a los conciertos, también porque actuaban Peligro!, a quienes tuvimos el placer de entrevistar hace poco más de un mes. El flamante power trío mallorquín compuesto por Esther Oller (voz y guitarra), Pol Font (batería) y Daniel Ortiz (bajo) venían a presentar su espléndido primer álbum Coronas y Lamentos, editado por todo un referente de la música independiente en España como es Subterfuge Records. Y claro, nadie se lo quería perder.

No importa las veces que hayas escuchado a un grupo por la radio o las plataformas de streaming, la primera vez en directo marcará decisivamente tu historia de amor con el mismo. Puedes enamorarte hasta las trancas o empezar a relegarlos al olvido, como aquella chica tan especial que conociste el pasado verano y de la que ya apenas recuerdas su nombre. Con Peligro! no sólo me llevé una maravillosa impresión, sino que además se llevaron un pedacito de mi alma.

Arrancaron con «Nada Surf», el vibrante y épico tema instrumental homenaje al grupo homónimo, puro surf rock con toques del lejano oeste, inmejorable manera de tomar contacto con el público. Y sin más preámbulos, con este mínimo calentamiento, entraron directamente en harina con «Caballito del Diablo», un rabioso tema que rememora una relación de amor/odio y que encabeza la cara B del disco (Lamentos), compuesta de temas más oscuros, airados e introspectivos. No habían pasado ni 5 minutos y Peligro! ya habían puesto todas sus cartas sobre la mesa, con la arrogante seguridad de quien tiene una mano ganadora y no necesita ir de farol. Cartas como actitud y energía a raudales, una buena colección de temazos o un sonido fresco y vigoroso, de apariencia desaliñada, pero muy bien pulido, pura adrenalina para los oídos.

Peligro! no necesitan de grandes alardes técnicos para sacar el máximo partido a sus recursos. Un sonido compacto, sin fisuras, distorsión con delicioso sabor noventero, letras y melodías que son pura emoción, que no se piensan, se sienten…

Y a pesar de comenzar tan arriba, la actuación no decayó en ningún momento, sino que fue levemente in crescendo. Tal vez por haber planteado casi todos los temas de la cara A del disco (Coronas), los más brillantes y vitalistas, en la parte final, a pesar de que la siguiente canción fue «Diana», rompiendo la regla con sus juguetonas líneas de bajo marcando el ritmo. Pero tras esta ya pudimos saborear los poderosos baquetazos cargados de personalidad de «Tornado Candylejas», el ritmo groovy de «Entras o sales», las vacilonas estrofas de «Predicador» o la tétrica «Sacramento», todas de la cara B.

Peligro! no necesitan de grandes alardes técnicos para sacar el máximo partido a sus recursos. Un sonido compacto, sin fisuras, distorsión con delicioso sabor noventero, letras y melodías que son pura emoción, que no se piensan, se sienten, y también elementos sencillos usados de forma original, como los viscerales gritos y aullidos de «Sacramento» para ambientar un dantesco desierto.

El rock corre libre por su venas y cuando Esther se desata entra en un poderoso trance que nos mantiene hipnotizados cual pobre cervatillo paralizado por las largas de un vehículo en la distancia.

También tienen la suerte de contar con el carisma de Esther Oller sobre el escenario. Si la presencia se tradujera en centímetros, Esther mediría más de 2 metros y podría machacar sin esfuerzo en las canastas de tu barrio. Sorprende como se agiganta sobre el escenario su menuda figura gracias a su encomiable actitud, su voz y su porte de pura esencia rockera. Ver cómo se revuelca por el suelo con su guitarra, como una fiera salvaje, es todo un placer. El rock corre libre por su venas y cuando Esther se desata entra en un poderoso trance que nos mantiene hipnotizados cual pobre cervatillo paralizado por las largas de un vehículo en la distancia.

La parte final del concierto fue rodada, con temas más brillantes, con un puntito pop, aunque sin perder su esencia garagera. Canciones como «JDT», la radiante «Uh Uh Uh», puro entusiasmo juvenil (que dedicaron a Yoko Factor), o la reivindicativa «Sangre y puñal» (que dedicaron a Xisco Vargas), cuyos simplesy refrescantes coros le aportan mayor intensidad e interés, en un nuevo ejemplo de lo que comenté anteriormente: elementos sencillos usados de forma original. El último tema, ya en los bises, fue «No voy a parar». Toda una declaración de intenciones en lo que respecta al presente y futuro de estos músicos que, cómo no podía ser de otra manera, acabaron el concierto recibiendo la ovación unánime del público y llevándose para casa un buen puñado de nuevos y fieles seguidores.

Publicidad

 Síguenos

Publicado por

Fotógrafo especializado en fotografía musical y de conciertos.
Apasionado de la buena música y las artes escénicas.
Director de Mallorca Music Magazine, ejerciendo de fotógrafo, editor y redactor.

Apasionado de la música y el diseño web. Codirector de Mallorca Music Magazine, ejerciendo de programador, diseñador web, editor y redactor.

No hay comentarios

Deja un comentario