Mallorca Music Magazine

Descubre la música que se hace en Mallorca. Te acercamos la actualidad musical de la isla con especial atención a los artistas locales.


Publicado el 18 octubre, 2021

Pitingo mostró su alma de mestizo, fronterizo y solidario en el I Festival Aspanob

Fotografías de Luis Sergio Carrera
Texto por Fátima Yráyzoz
Pitingo - Mallorca Music Magazine
VER GALERÍA

Palma, sábado 16 de octubre de 2021

Concierto de Pitingo en el Auditorio del Palacio Congresos de Palma dentro del I Festival Aspanob

El Auditorio del Palacio Congresos de Palma sirvió de escenario para el cantante Pintigo, artista invitado dentro de la programación del I Festival solidario de Aspanob Mallorca (asociación de padres de niños con cáncer). El entusiasmo por la celebración de esta primera edición lo dejó claro el presidente Jaume Coll, quien nos dedicó unas palabras, en el hall del Palau.

Durante estos dos años de pandemia, no hemos podido hacer ningún tipo de evento para recaudar fondos, que es de lo que esta asociación se sostiene principalmente

A renglón seguido, explicó que afortunadamente esto no les ha impedido seguir desarrollando sus servicios en las diferentes islas, junto con los pisos de acogida con los que cuenta tanto en  Mallorca como en Barcelona.

Hemos sobrevivido gracias a los patrocinadores y socios, subrayó el presidente. Lo de elegir la música flamenca ha salido de manera espontánea, gracias al promotor que ha logrado que artistas de la talla de Antonio Carmona o Pitingo vengan actuar de forma desinteresada, y a quienes estamos eternamente agradecidos. Esperamos que el año próximo se pueda estrenar una segunda edición, concluyó. 

Minutos antes de comenzar su directo, el artista onubense nos concedió una breve entrevista, mostrando la simpatía y elocuencia que le caracteriza.

Pitingo participa en este festival con tu último trabajo Mestizo y Fronterizo. ¿Podría considerarse como un disco de autorretrato?

Efectivamente, en el título dejo muy claro quien soy. Fronterizo, ya que nací en Ayamonte, frontera con Portugal y mestizo porque mi madre es gitana y mi padre no lo es. Además es muy personal, ya que me he permitido más que nunca tener la libertad para hacer lo que he querido. Estoy en un momento profesional en el que me puedo permitir hacer lo que me apetece. En este trabajo he compuesto siete de los temas e igualmente he incluido siete versiones que son las que la gente siempre espera escuchar. Temas clásicos para ver cómo los llevo a otros terrenos. Considero que es uno de los discos más importantes de mi carrera, en cuanto a la evolución como intérprete y artista, ya que he logrado llegar hasta donde quería.

A pesar de todas tus versiones, tus raíces flamencas siempre afloran en todos tus trabajos, e incluso con homenaje a los más transgresores o clásicos. ¿Cierto?

Claro, mi raíz nunca la he perdido, ni olvidado. Ni en mis discos, ni en ninguno de mis espectáculos. El flamenco y la jondura siempre viajan conmigo desde que nací. Y como comentas, en cada uno de mis trabajos intento hacer homenaje algún maestro. En esta ocasión, además de a Camarón, Morente o Manuela Carrasco, he querido rendir tributo a la figura de Mario Escudero, quien fue uno de los pioneros guitarristas concertistas, junto con Sabicas, en el clásico Imagine de John Lennon.

¿Puedes avanzarnos algo del concierto de esta noche?

Empezaré con un tema que se llama Fuera cadenas, una composición mía en la que he intentado plasmar en frases como: «sangre que brota al nacer, no acabará la batalla de la igualdad de la piel». Una alegoría a mi lucha personal, la que vengo sufriendo desde que era pequeño, como mestizo, porque creo que somos los grandes olvidados. Porque a pesar de que mi madre, como gitana, me recuerda lo gitano que soy, ya que me llevó los nueve meses de gestación, yo no me considero ni gitano ni payo, sino lo que soy: mestizo.

Vienes acompañado de una gran banda de músicos de diferentes géneros. ¿Llevas un orden riguroso o programado de los temas a interpretar?

Aquí vengo con 14 músicos, pero no creas, esta es solo mi formación mediana. En la grande somos ¡casi el doble!, se triplican los metales y los coros. Respecto a lo que voy a interpretar, te diré que en todos todos mis directos siempre doy un espacio a la improvisación. Si no, nos aburriríamos todos bastante. Vengo con cuarenta temas preparados, pero depende de cómo sienta que está el público, la forma de aplaudir, no sé… son muchas cosas que percibo desde arriba. Por lo que me puedo permitir cambiar en el momento que lo vea oportuno, a más flamenco o blusero, depende.

Tus inicios fueron apenas un chaval. ¿En Andalucía o como tantos otros en la capital?

Efectivamente, empecé cuando apenas tenía catorce años, en una conocida sala de Madrid. Y nunca olvidaré que la primera vez que subí a un escenario fue en la celebración del cumpleaños del actor Jose Luís López Vázquez.

¿De dónde te viene el soniquete?

De mi abuela y toda su familia, ella canta y baila muy bien. Yo pertenezco a la familia de los Mojama y Mijitas, muy conectado con sagas de artistas como los Carpio, los Valencia y los Pelaos de Triana, entre otros.

Tu pasión por la música americana negra y por el blues te ha hecho encontrar tu sello personal. ¿Cómo llegó a ti esta música?

Creo, además, que he sido el primero en hacer esta fusión. Aunque he crecido siempre escuchando flamenco, a los nueve años descubrí una casete de Aretha Franklin en casa de mi abuela, y me fascinó. Además, al llegar a Madrid, hice las pruebas para cantar en el coro gospel de la base americana de Torrejón. Ahí aprendí muchísimo de cómo se forman las voces de un coro. Pero sobre todo, a conocer todos los giros a la hora de interpretar como lo hacen los negros, una raza con la que me identifico, por ser muy parecida a la gitana.

Supongo que encuentras la melancolía del soul y el blues muy similar al «quejío», o como dicen en caló, a las «duquelas» del flamenco.

Por supuesto. Es más, te diré que el blues y el fandango tienen la misma métrica, y en cuatro o cinco frases te cuentan una historia. Y esto no lo digo sólo yo, sino que han sido muchos los artistas de blues que vienen a España quienes también se han dado cuenta de esta similitud.

Como última pregunta, este trabajo Mestizo y Fronterizo cuenta ya con unos años, en concreto lo estrenaste en 2018. ¿Supongo que estarás ya finalizando la gestación del siguiente?

Por supuesto, y lo mejor es que surge de manera automática, creo que nos pasa a todo los artistas en general, por nuestra necesidad de expresarnos. Así que siempre que acabas una obra, en mi caso un disco, ya estás pensando en el siguiente. Te confesaré además que cada vez que acabo uno ¡no vuelvo a escucharlo más! No tengo en casa ningún disco mío, no lo quiero, no me aporta absolutamente nada. Prefiero ir a buscar nuevos sonidos, escuchar a otros para poder seguir avanzando.

Un viaje musical del flamenco al blues

Con la sala llena casi al completo en un mestizaje de payos y gitanos, tras una gran ovación de salida, Pitingo, con su mejor sonrisa, subió al escenario ataviado con un traje blanco, en sintonía con cada uno de los integrantes de la banda. La colocación no era casual:los extremos, a la izquierda las voces y jaleos flamencos y a la derecha, los cantantes de blues. En línea superior, batería, percusión y metales.

En las más de dos horas de directo, el cantante onubense evidenció estar en un muy buen momento de voz, demostrando la misma facilidad para moverse por las tablas que para cambiar y fusionar los géneros musicales. De las bulerías de Jerez al blues americano, o al son cubano. Un viaje musical con temas muy jaraneros, fue la fiesta y la trasgresión, la premisa del directo, en el que no faltó hacer partícipe de la celebración a un público entusiasta a través de conocidísimos temas como I just call to say I love de Stevie Wonder, el himno I will survive de su fetiche Aretha Franklin, la siempre coreada Stand by me de Ben E. King o el clásico Soul man, escrita y compuesta por Isaac Hayes y David Porter y popularizada por el dúo de soul Sam & Dave, y posteriormente por los Blues Brothers. Un viaje musical que, tras cruzar el Atlántico, acabó arribando a la isla de Cuba, con parte del público incluso de pie, tarareando la guajira Guantanamera. Fue especialmente sentido, con desgarros con jondura, al interpretar el clásico escrito por Tomás Méndez y popularizado por Pedro Infante Cucurrucucú paloma.

Al igual que los grandes artistas de la escena, hizo sus escapadas para para cambiar de vestuario, del blanco al negro, y dejar que los coros mostraran su nivel interpretativo en unos minutos de gloria. Aunque esto, en mi opinión pudo ralentizar el dinamismo del directo.

Como artista cercano, hubo momentos para hacer guiños de modestia y compartir simpáticas anécdotas con el público. Como profesional, quiso agradecer a la familia Habichuela, quienes colaboraron con él en su primer disco. Motivo por el cual, el onubense no desaprovechó la oportunidad de invitar a subir a las tablas a un miembro de esta gran saga flamenca, Benjamín Habichuela, quien reside desde hace años en la isla. Y de igual manera y con mucho cariño, quiso enfatizar la importancia de apadrinar a jóvenes artistas, «como hicieron conmigo» subrayó. De esta cariñosa manera, con grandes elogios, interpretó Nosotros junto al joven pianista mallorquín Antón Cortés, de quien aseguró será un nombre para recordar.

Publicidad

 Síguenos

Publicado por

Fotógrafo especializado en fotografía musical y de conciertos.
Apasionado de la buena música y las artes escénicas.
Director de Mallorca Music Magazine, ejerciendo de fotógrafo, editor y redactor.

Fátima Yráizoz - Mallorca Music Magazine
Fátima Yráyzoz

Periodista y productora musical. Me formé en Madrid, en el grupo Prisa: Canal Plus, Cadena SER. Siempre atraída por la música, he colaborado en revistas como Neo2 o suplementos como Tentaciones de El País o el del Diario La Provincia en Canarias. De mi pasión por el flamenco, la cual me viene por mi raíz andaluza y del cual me considero una gran aficionada, conservo muy buenos recuerdos, ya que tuve la fortuna de conocer a los más grandes de este arte como cronista para Diario de Cádiz, Diario de Sevilla y la revista especializada La Caña.

No hay comentarios

Deja un comentario