Contacta

Mallorca Music Magazine te acerca toda la actualidad musical balear con especial atención a la escena local.

DATOS DE CONTACTO

Tarifas agenda y banners

Publicado el 31 marzo, 2022

Así es “Everything’s Gonna Burn”, el nuevo álbum de The Greuge

Por Kiko Frechoso
The Greuge - Everything's gonna burn - Mallorca Music Magazine

Repasamos el primer álbum de los mallorquines, editado por Espora Records

Hoy se ha publicado Everything’s Gonna Burn (Espora Records), el primer álbum de The Greuge, una de nuestras bandas más preciadas. Grabado, mezclado y masterizado en los estudios Diorama Sound de Palma, con Toni Salvà en la parte técnica, los de Dominik Gelada han empaquetado 8 magníficos temas en un elegante CD en formato digipack, en su versión física. El diseño, que juega con tonos negros y grises, es de Curro Viera, batería de la banda, sobre fotos de José Trías y él mismo.

The Greuge, como todos sabemos, encarnan una fusión de diversos estilos musicales que van del post punk al hard rock, modelando a una atractiva propuesta, rica en texturas y matices, donde la forma es tan importante como el fondo. El cuarteto está compuesto por Dominik Gelada (voz, guitarra y teclados), David Lucas (bajo), Daniel Cornejo (guitarra) y Curro Viera (batería). A base de ideas propias y de pinceladas extraídas de aquí y de allá, han sabido conformar un estilo y personalidad propios.

Volviendo al disco, en Everything’s Gonna Burn asistimos a un variopinto desfile de personajes atrapados en oscuras pasiones y pulsiones humanas. Personajes que nos hablan de amor y desamor, de obsesiones y anhelos, de deseo, culpa y remordimiento, mostrando sentimientos y emociones terrenales de manera cruda y descarnada, sin dulcificar. Y a pesar de ello, no todo es dolor y oscuridad. En sus temas también encontraremos sueños, esperanzas y voluntad por mejorar, a pesar de que el reto, casi siempre, se antoje complicado.

En Everything’s Gonna Burn asistimos a un variopinto desfile de personajes atrapados en oscuras pasiones y pulsiones humanas. Personajes que nos hablan de amor y desamor, de obsesiones y anhelos, de deseo, culpa y remordimiento, mostrando sentimientos y emociones terrenales de manera cruda y descarnada, sin dulcificar.

El álbum se abre con la soñadora “Cathay”, un evocador tema con ligeros toques orientales donde la guitarra de Dani Cornejo se enseñorea del mismo con un largo y hermoso solo. Un soberbio arranque que queda más que asentado con los primeros acordes de “Erica”, el single del álbum , destacando esos riffs afilados e insistentes que refuerzan el carácter obsesivo de la canción. Aquí también disfrutaremos de otro magnífico solo del Sr. Cornejo, una estupenda oportunidad para desquitarnos de la tendencias actuales, donde los solos de guitarra ya no se llevan.

Con la oscura y depresiva “Bottle” bajamos el pie del acelerador y nos adentramos en la relación entre un hombre y su botella, tóxico remedio para sanar su alma rota. La banda teje una lisérgica atmósfera, plagada de detalles de clase, para ambientar este descenso a las profundidades. Un viaje que continúa en parecidos términos en la densa e inquietante “Lied to me”, cuya batería a tope de reverb parece simular el implacable paso del tiempo mientras Dominik canta “Time is always ticking against our will” (El tiempo siempre corre en contra de nuestra voluntad). El sonido del órgano añade solemnidad al conjunto, mientras que el resto de instrumentos no cesan de aportar interesantes y sutiles matices.

Pasado el ecuador del disco llega “Contagious”, con la que regresamos a sonidos más enérgicos, a esos guitarreos sucios y desérticos que tan bien saben recrear. El ritmo se acelera y nos “contagia” el deseo y la obsesión del protagonista por, como no, una mujer. Todo el disco habla de ellas: seductoras, misteriosas, oscuros objetos de deseo. En este tema “ella es contagiosa”, lleva un whisky en una mano y en la otra un cigarrillo, una pecadora sin miedo. Nos adentramos en terrenos más sexuales, que nos conducen a la excitante y pegajosa “Wild Honey”. El tema está dominado por acelerados sonidos retro de sintetizadores, que ambientan a la perfección un decorado urbano de luces de neón rojas que guían los instintos más primarios del protagonista. “Miel salvaje” puede satisfacérselos, pero le romperá el corazón.

Un álbum cuyo disfrute aumenta con cada escucha, cuanto más profundizamos en el mismo, a medida que nos vamos aclimatando a la grave voz de Dominik y vamos descubriendo los numerosos detalles que lo pueblan.

Nos vamos acercando al final con “Black hearted woman”, que nos trae los sonidos más bluseros y pantanosos del álbum. Se trata de una canción de corte esotérico, que habla sobre una misteriosa mujer, Marie, la Reina del Voodoo, de corazón negro y alma tan oscura como la noche. Un tema que encierra algunos de los sonidos más atractivos de todo este trabajo, como los coros o las marcadas líneas de bajo que acompañan a esos riffs tan densos y bluseros.

Y terminamos con “Nia”, el corte que cierra el álbum. Un tema que arranca de manera frágil y temerosa, expresando las dudas y el desconcierto del protagonista por el futuro de su relación de pareja, para ir envalentonándose y creciendo, de menos a más, hacia sentimientos de esperanza, con esos redobles de batería reafirmando la confianza en lograr una mejor versión de sí mismos. Una preciosa pieza que supone un magnífico broche final a este recomendable disco.

En definitiva, estamos ante un excelente álbum, muy trabajado en todos los aspectos, que encierra muchísimo más de lo que pudiera aparentar en las primeras y distraídas reproducciones. Un álbum cuyo disfrute aumenta con cada escucha, cuanto más profundizamos en el mismo, a medida que nos vamos aclimatando a la grave voz de Dominik y vamos descubriendo los numerosos detalles que lo pueblan.

The Greuge – Everything’s gonna burn portada

Enrédate en nuestras redes:

Publicado por:

Aprendiz de todo, maestro de nada. Inconsciente botarate. Programador, diseñador web, editor, redactor, ama de llaves y codirector de esta nave.

No hay comentarios

Deja un comentario

Con la colaboración de: