Mallorca Music Magazine

Descubre la música que se hace en Baleares, con epicentro en la isla de Mallorca. Te acercamos la actualidad musical de las islas con especial atención a los artistas locales.

Tarifas agenda y banners

Formulario de contacto

redaccion@
mallorcamusicmagazine.com

info@
mallorcamusicmagazine.com

Publicado el 12 diciembre, 2022

Musica Nuda: populismo ecléctico y exquisito

Fotografías de José Lluís Luna
Crónica de Luis Sergio Carrera
2022-12-08 Musica Nuda en Muro (Alternatilla Jazz Festival) - Mallorca Music Magazine
VER GALERÍA

Muro, jueves 8 de diciembre de 2022

Concierto de Musica Nuda en el Teatro Municipal de Muro dentro del Alternatilla Jazz Festival

Musica Nuda es la propuesta que Ferruccio Spinetti y Petra Magoni nos ofrecieron el pasado jueves 8 de diciembre en el Teatro Municipal de Muro, una propuesta encuadrada dentro de la edición actual del Alternatilla Jazz Festival. Una formación que gozó de gran popularidad en su Italia natal, alrededor de 2005, y que posteriormente triunfó en otros países europeos, especialmente en Francia. El dúo acumula un total de diez discos a lo largo de su carrera, tres de ellos grabados en directo.

Con estas credenciales y tras revisar algunos vídeos de sus actuaciones no pude resistir la tentación de acudir a escuchar en directo a este «sencillo» dúo de contrabajista y voz. Su gancho, unas originalísimas versiones de famosas canciones populares que lograron ponerme los pelos de punta en la primera escucha.

Desde el inicio ya nos hicieron saber que este era un concierto especial. Por ser el primero que daban en Mallorca y por ser su único concierto de 2022. Con ellos celebramos en petit comité sus 20 años de andadura, motivo por el cual el año que viene realizarán una gira por toda Europa que les llevará a visitar los teatros de Francia, Alemania e Italia, entre otros países.

Sobre el escenario una receta compuesta únicamente por dos ingredientes: voz y contrabajo. Música en estado puro, despojada de innecesarios aditivos. Y es que, donde hay calidad y oficio, no hace falta más para transmitir emociones.

Sobre el escenario una receta compuesta únicamente por dos ingredientes: voz y contrabajo. Música en estado puro, despojada de innecesarios aditivos. Y es que, donde hay calidad y oficio, no hace falta más para transmitir emociones. Con estos dos únicos ingredientes y una presentación minimalista se las arreglaron para ofrecernos frescas y accesibles texturas musicales que engancharon, fascinaron y divirtieron a partes iguales.

Resultó fácil dejarse arrastrar durante hora y media en su particular tour musical. Su repertorio, una conjunción de temas propios y de versiones cuidadosamente escogidas que en sus manos adquirieron una nueva dimensión. Una interesante fusión de pop, clásica, rock y jazz que vertebra un estilo único cuyo fuerte es el directo. Originalidad, talento y mucha pasión en cada una de las interpretaciones. Una delicia para los oídos.

La voz de una felina Petra Magoni, al acecho de cada reacción del público, nos revelaba una insospechada dureza emocional atemperada tras una desenfadada vis cómica. Su interpretación, acompañada de una atípica performance (poses, muecas, zapateo, mímica…), terminó deslumbrando gracias a su asombroso dominio de las cuerdas vocales. Un ejercicio en el que pudimos apreciar los muchos años de trabajo necesarios para alcanzar tal virtuosismo.

La voz de una felina Petra Magoni, al acecho de cada reacción del público, nos revelaba una insospechada dureza emocional atemperada tras una desenfadada vis cómica. Su interpretación, acompañada de una atípica performance (poses, muecas, zapateo, mímica…), terminó deslumbrando gracias a su asombroso dominio de las cuerdas vocales.

A su lado, un tranquilo y sereno Ferruccio Spinetti colaboró en la exploración musical frotando, pellizcando y golpeando su contrabajo para enfatizar la voz. A lo largo del concierto, el dúo hizo gala de una fabulosa complicidad que aprovecharon en aras de la libertad creativa. Con temas como «Kiss», de Prince; «Never Can Say Goodbye», de Gloria Gaynor; «Tuca Tuca», de Raffaella Carrà, convertido en blues; un emotivo «Ne me quitte pas», de Jacques Brel, cantado en italiano y constantes referencias a The Beatles, como «Eleanor Rigby» o «Come Together», fueron deshojando su ecléctico repertorio modulando la intensidad como un elemento rítmico más.

Pero lo mejor estaba por llegar, cuando en los primeros bises Petra se atrevió con un «Nessun Dorma» que habría agradado al mismísimo Pavarotti. Para luego rematar con un juguetón «I Will Survive», de Gloria Gaynor, muy celebrado por los asistentes.

El público pedía más y les obligaron a salir otra vez, entre aplausos, para interpretar «Don’t Worry Be Happy», de Bobby McFerrin, no sin antes recordarnos con humor que la cocina de los restaurantes cerraba a las 10. Nos fuimos sin escuchar «Guarda che luna», de Fred Buscaglione, que en sus manos resulta mágica. La próxima vez será.

Al final salimos del concierto con el ánimo bien alto y la constatación de que aún hay muchos caminos por explorar en la música, ya que la fusión de géneros y estilos da como resultado otros nuevos géneros musicales aún por descubrir.

 Síguenos

Fotógrafo de la escena musical española y local desde 2010.
Colaborador de festivales y revistas de ámbito nacional, ha expuesto en diversas ciudades españolas y en el extranjero.
Fotógrafo en Mallorca Music Magazine.

Fotógrafo especializado en fotografía musical y de conciertos.
Apasionado de la buena música y las artes escénicas.
Director de Mallorca Music Magazine, ejerciendo de fotógrafo, editor y redactor.

No hay comentarios

Deja un comentario