Contacta

Mallorca Music Magazine te acerca toda la actualidad musical balear con especial atención a la escena local.

DATOS DE CONTACTO

Tarifas agenda y banners

Publicado el 13 marzo, 2022

Tears for Fears regresan tras 17 años de silencio

Por Luis Sergio Carrera
Tears For Fears - Mallorca Music Magazine

El dúo británico publicó recientemente The Tipping Point, su séptimo álbum de estudio

Los fans de Tears for Fears hace tiempo que saben de las dificultades de la banda para editar un nuevo disco. Cuando crecieron los rumores que aseguraban que la pareja volvería a grabar un nuevo álbum, muchos desconfiaron de ello debido a las numerosas decepciones pasadas. Pero esta vez los rumores eran ciertos y el grupo puso punto final a la larga espera publicando su séptimo álbum de estudio, The Tipping Point (Concord Records, 2022). Un álbum inspirado en la actualidad, en la que relatan sus pérdidas personales a lo largo de los 10 cortes que lo componen, demostrando que, pese a todos estos años alejados de los escenarios, continúan teniendo algo importante que decir.

El retraso en la publicación de este nuevo trabajo residió principalmente en el hecho de no terminar de entenderse con los productores y colaboradores designados por su discográfica. El mundo musical es muy distinto al que dejaron allá por el 2004 y, quizás por ello, ninguna de las ideas propuestas casaba a la perfección con lo que ellos tenían pensado para este disco. En The Tipping Point podemos disfrutar de sonoridades mucho más complejas que en anteriores trabajos, que poco o nada tiene que ver con las que todos recordamos, cuando intentaron reconducir su estilo para mostrar un sonido más fresco, con claros guiños a los grandes éxitos de su carrera.

Para los que no vivieron la música de finales de los 80, Tears for Fears fue una banda épica. Con la friolera de 30 millones de copias vendidas de sus tres grandes álbumes The Hurting, Songs from the Big Chair y The Seeds of Love, fueron una referencia musical durante aquellos años. El giro en los gustos musicales del público propiciado por el cambio de década, unido a discrepancias significativas entre sus dos miembros, Curt Smith y Roland Orzabal, terminó por provocar la implosión del dúo. De la noche a la mañana, Smith tomó la determinación de abandonar el grupo y el proyecto se convirtió en un estéril intento en solitario de Orzabal por mantenerlo a flote.

Una década después, en 2004, tras coger un poco de aire y distancia, el dúo intentó retomar el rumbo con la publicación de Everybody Loves a Happy Ending. Un álbum en el que intentaron volver a la esencia de sus orígenes, pero que a nivel de ventas pasó totalmente desapercibido.

Tears For Fears - Mallorca Music Magazine

Las reuniones iniciales para la confección de este nuevo álbum no fueron fáciles. Ambos compositores pasaron por una larga lista de productores que intentaron recrear las glorias pasadas de Tears for Fears. Los temas resultantes carecían de la creatividad que ellos buscaban para su regreso y Smith decidió nuevamente aparcar el proyecto. Tras dejar a un lado las influencias externas, ambos redescubrieron una dinámica de trabajo que tradicionalmente les había funcionado, en la que volvieron a lo básico y comenzaron de nuevo a componer, ayudados tan solo por unas guitarras acústicas con las que encontraron el clímax creativo que necesitaban.

El resultado final es un álbum repleto de agudeza tanto a nivel personal como político. Con una primera parte en la que abordan nuestra lamentable condición como sociedad y una segunda en la que se adentran en los viajes personales del dúo. En ella se desnudan para abordar intensas experiencias personales, como la muerte de la esposa de Orzabal.

El disco comienza con “No Small Thing”. A base de unos sencillos acordes de guitarra acústica y la característica voz de Orzabal, van dando paso al resto de instrumentos para incorporar la voz de Smith, dejando claro que Tears For Fears están de vuelta.

“Long, Long, Long Time” nos muestra la hermosa voz de Orzabal, que ha envejecido como el buen vino, en una canción en la que modernizan su enfoque, pero manteniendo la esencia de Tears for Fears. Un tema que le sirve de catalizador para asumir que la muerte es el irremediable final y no hay más remedio que dejar ir a los seres queridos, en una clara alusión al fallecimiento de su mujer.

“The Tipping Point”, el primer sencillo del disco, es un claro referente de su estilizado e hipnótico pop rock. Sonidos electrónicos y acordes de guitarra dan forma a una cautivadora melodía que, sin necesidad de ser potente, engancha desde el inicio con su coro y tono desafiante.

Un álbum en el que vemos pasar nubes de oscuridad y tormenta, donde canciones a priori optimistas, como “My Demons” o “End of Night”, no terminan de contagiarnos alegría, evocando un ambiente oscuro con marejada de fondo a base de zumbidos electrónicos. Un claro intento por descubrir el significado de este mundo cruel con el que ambos compositores han lidiado a lo largo de estos años y para el que no han encontrado respuestas que ofrecer. El total de 10 pistas que integran este álbum tienen un flujo natural y no sufren la sobreproducción que algunas bandas de los 80 y 90 reflejan en sus trabajos.

“Stay”, una balada electrónica, culmina este esperado regreso que nos recuerda a los sonidos más oscuros de Depeche Mode. Escrita por Curt Smith cuando estuvo a punto de darse por vencido y abandonar definitivamente el proyecto, es un tema cuya simplicidad, a cargo de una guitarra acústica y su voz empapada de reverberación, ofrece una imagen renovada del sonido de Tears for Fears. Una acertada forma de terminar el álbum en la que dejan entrever su apuesta por la calidad compositiva cargada de mimo y detalle.

A pesar de los fugaces momentos de ira, este disco se asienta en la convicción de que la vida continúa y merece la pena vivirla, aunque duela.

Tears For Fears – The Tipping Point

Enrédate en nuestras redes:

Publicado por:

Director de Mallorca Music Magazine, ejerciendo de fotógrafo, editor y redactor.
Apasionado de la buena música y las artes escénicas.
Fotógrafo especializado en fotografía musical y de conciertos.

No hay comentarios

Deja un comentario

Con la colaboración de: